jueves, 11 de septiembre de 2008

UN CUADRO


El tipo que no está en este cuadro, y al que seguramente nunca conoció el pintor (igual que yo nunca llegué a conocer a Juan Gris) salió de su triste cuarto de pensión aquél día, olvidando su sombrero sobre la mesa (o eso creo).

Salió apresurado y olvidó el sombrero, porque alguien le había llamado de algún sitio, al que tenía que ir urgentemente por ver si así tal vez, al fin, pudiera encontrar una salida a su Gris vida. Salió apresurado, y olvidó el triste sombreo, sobre la triste mesa, la cuál, además, era el único mobiliario, junto a una descacharrada cama, que albergaba en su triste cuarto de pensión…

Y sin embargo, él sentía que, en el minúsculo cuarto de pensión de su propio interior, apenas tenía muebles tampoco, más allá de una triste mesa y una descacharrada cama donde a veces (pocas) descansaba su maltrecha conciencia. Y había días, que sentía que su minúsculo cuarto interior, era como una casa de la que alguien había dejado abiertas las puertas y las ventanas (en un día de viento)…

El tipo que salió apresurado de su minúsculo cuarto, justo aquél preciso día en que un pintor, que nunca llegó a conocer, se decidió a ir a buscarlo para –de alguna forma- retratarlo en aquél lugar, tampoco aquél día se acordó de abrir la persiana, y así aquella persiana, como casi siempre, permaneció entornada, dejando pasar sólo leves franjas de tenue luz desde el exterior. Un exterior que el tipo, aquél a quien aquél día decidió retratar el pintor, nunca podía apenas si intuir, tras de las entornadas persianas.

Y así igual el tipo, en su interior, dejaba entornadas las persianas de sus ojos, porque siempre temía que lo que pudiera ver en el exterior, de una forma plena, su maltrecho corazón, apenas lo pudiera soportar.
(por cierto, el pintor pintó otra vez una ventana de un cuarto diferente, un cuarto con la ventana abierta, y la vista de un lejano mar, el cuarto que el tipo había habitado en su muy lejana juventud)

Y salió tan corriendo aquél día, que se dejó olvidado sobre la pobre mesa el periódico, una edición de El Socialista –aunque él no era socialista- aunque pensándolo mejor, era más bien una edición pasada de un periódico viejo, que el tipo nunca había leído… pero tampoco se había atrevido a tirar

Y así el tipo, que salió apresurado tras una llamada de teléfono (un teléfono que el mismo pintor retrató otra vez, hacía mucho mucho tiempo) pensando que debía ir veloz al lugar desde donde tal vez escapar de su triste vida… se perdió la visita del pintor –famoso- que vino a retratarle, y no le encontró, o tal vez sólo encontró su sombra y su recuerdo, (aunque quizás eso sea mucho más que el propio tipo en persona), y el pintor, después de marcharse, sin dejar de anotar en su memoria todo lo que había visto en aquél cuarto, para pintar más tarde su cuadro, se fue silbando aquella cancioncilla

“tenía tanto /que darte/ taantas cosas /
que contaarte /tania tanto amor…”

8 comentarios:

Evánder dijo...

Muchas gracias por pasarte por mi blog. Siempre serás bienvendo. Te visitaré a menudo.
Gracias.

Silvia dijo...

Precioso collage de Juan Gris. Y mejor el relato evocado que nos narras. Pasaré más veces a leerte.
Saludos

Rosa Negra dijo...

La canción es bonita, pero a raíz de saber a quien se la dedicó pasas a escucharla de otra manera.

Es curioso como un suceso dramático se transforma de repente en esa canción, que la gente baila, entre copas, en cualquier bar...

Besos! :)

El-Al-Eim dijo...

A quién se la dedicó?

Rosa Negra dijo...

Ey!, pues la verdad esque se han escuchado muchas opiniones al respecto, y al igual que las leyendas urbanas, ya no sabes lo que puede ser verdad y lo que no!.

Se dice que va dedicada a un novio que murió, y la canción es tan "feliz" porque ya lo ha conseguido superar. También hay quien dice que va para un hijo que perdió en un aborto...

En fín, sea una cosa u otra, la verdad esque muy bueno no tuvo que ser, si escuchas la letra. Y como te comentaba, me resulta curioso ver como es la vida, como ciertas vivencias se transforman en algo como esto.

Nos vemos :)

theblackcat79 dijo...

"tania tanto amor"...es una indirecta para una tal Tania o qué...
Perdone vd el puñeterismo...

Rosa Negra dijo...

Para cuando una actualización caballero?.
Tienes esto abandonao eh?, si esque no puede ser...

Y aprovecho la ocasión que se me brinda para comunicar a esos "Jinetes bajo la tormenta"...

!A ver para cuando ese viaje al Sur!

Besitos :)

Anónimo dijo...

q verdad