miércoles, 2 de abril de 2008

próximamente... LOST in MADRID

"LOST IN THE NIGHT"
Yo tenía un amigo al que le pasaba una cosa muy curiosa: mientras para el resto de personas pasaban dos días por ejemplo, para él era sólo como si pasara un solo día: por lo tanto, envejecía la mitad que el resto. Pero esto no tiene nada que ver con la historia que de él iba a contar, así que vamos con ello.

…Pues la historia es que un día –un mediodía- mi amigo quedó con la chica con la que salía por aquél entonces, que se llamaba Steffi por cierto, en un banco de un parque, cerca del lugar en el que trabajaba, a eso de la hora de comer. …Cuando pasaba media hora del momento convenido, y más aún cuando pasaban unos 40 minutos, mi amigo, que se llamaba Ricardo, comprendió que Steffi no iba a venir. Así que se levantó del banco del parque –junto a una avenida- en el que habían quedado, y se echó a andar. Había caído un rato antes en que se había dejado su móvil en la oficina, lo que le hizo pensar tal vez que la chica hubiera anulado la cita y él no se hubiera podido enterar, así que, como digo, simplemente se echó a andar…

…Habían quedado para ir a comer, pero Ricardo pensó que no tenía hambre, así que caminó: fue a mirar a la fuente en el interior del parque, donde a veces Steffi iba a comer, pero no la vió: luego echó un vistazo en el bar de Férez, que era donde a veces iban a comer –y pensaban ir ese día- pero tampoco estaba allí. Así que siguió caminando.

Al principio miraba la cara de la gente y las parejas que se cruzaba bajando todo a lo largo de la avenida, por ver si podía ver a su chica; pero luego poco a poco se fue convenciendo de que aquello era absurdo. Al rato, volvió a pasar por el banco junto al parque en el que habían quedado, pero sólo encontró allí una pareja que le era completamente ajena, y que se hacía carantoñas, y justo al pasar él por su lado se besaron. Luego se internó en el parque.

…Ricardo se dio cuenta aquél día que ese parque era mucho más profundo de lo que él pensaba: traspasó de nuevo la glorieta donde a veces comía Steffi –ella seguía sin estar, pero sí otra gente que le era completamente desconocida- e hizo volar –sin querer- unas palomas que comían de las migas que la cercana gente dejaba en el suelo. Luego bajó por paseos arbolados entre luces y sombras, mientras arriba en el cielo, nubes blancas refulgían en el medio de un cielo completamente primaveral y azulado. “La primavera llama a la puerta” le había oído a alguien en la oficina ese mismo día (o tal vez en la radio), y aquello del cielo que miraba, le hizo recordarlo por un momento. Y empezó a silbar –mentalmente tal vez- una melodía de una canción que se le había quedado, que hacía como un punteo de una guitarra, como una cosa así: “tin-ti-titi-ti-ti-tin …tin, tin-ti-titi-ti-ti-tin …tin”… bueno. No sabría reproducirlo exactamente.

…Luego descubrió que no se había olvidado el móvil, sino que lo llevaba en el bolsillo de atrás… Lo sacó mientras seguía caminando, y comprobó que no había ninguna llamada ni mensaje. Al poco se detuvo, y miró con atención, parado en un paseo del parque, a su móvil abierto, buscando en los mensajes o en la pantalla principal, como acostumbraba a hacer a veces, escudriñando en su móvil –medio haciéndose el interesante- sin que frecuentemente encontrara ninguna llamada perdida ni mensaje, ni requerimiento –en contra de lo que solía percibir en otras personas con las que tenía que trabajar o tratar-. Esto solía hacerlo con el ceño fruncido.

Era cierto: la primavera estaba llamando a las puertas… Como todos los años (...)

5 comentarios:

rosa_negra dijo...

ummm lo mio sería "Lost in the METRO" mas bien..., menos mal que no me di cuenta muy tarde de que estaba retrocediendo con las paradas jeje, un besillo!

theblackcat79 dijo...

ese edificio rematado x 1 cúpula con ángel o pajarillo (no lo veo bien) me recuerda a otro de unas entradas antes...unas muchas cuantas antes...

"Con una buena mano también se puede perder"

Clara dijo...

En Madrid...

El-Al-Eim dijo...

Muy bien, pero eso de "con una buena mano tb se puede perder" a qué viene?

Yo llevo toda la vida todo lo contrario, intentando ganar con una mala mano, que es algo realmente áspero y desagradable...

rosa_negra dijo...

Pues una historia un tanto tipica creo yo,eso de montarse en el metro y darse cuenta de que vas en dirección contraria, ya sabes jajaja, y te bajas como quien no quiere la cosa, con el bagón lleno de gente y tontamente piensas...anda que ya me vale, se habrán dado cuenta?, y digo tontamente porque nadie va a estar pendiente de ti precisamente! que a veces nos da esa sensación.
Muchos besitos y a ver si hablamos.